Envíos gratuitos, salvo formato 5L

Blog

slow food significado

Movimiento Slow food: Significado y diferencias con el fast food

¿Te has dado cuenta de que hacemos las cosas cada vez más rápido? El mundo va a todo ritmo y a nosotros no nos queda otra que ir adaptándonos a él. Lo malo es que eso significa sacrificar no solo el disfrute de nuestras tareas cotidianas, sino también su calidad.

Por si no nos estás entendiendo, te ponemos un ejemplo muy sencillo: los establecimientos de comida rápida. ¡Hasta el propio nombre lo indica, tienes que comer con rapidez! Por suerte, y en contraposición al fast food, el movimiento slow food está cada vez más extendido.

Slow food es valorar la calidad y el origen de todo lo que llevas a tu estómago, y eso es precisamente lo que nos encantaría que pudieras hacer con nuestro aceite de oliva premium. Por eso en este artículo vamos a explicarte en profundidad que es el movimiento gastronómico slow food. ¿Te quedas a descubrirlo?

¿Qué es el concepto slow food?

El significado de slow food hace referencia a una alimentación calmada, reflexiva, consciente y respetuosa con el medio ambiente.

Este movimiento valora por encima de todo la calidad de los ingredientes, la procedencia de las materias primas, la producción sostenible de los alimentos y la preservación de la cultura y la gastronomía local. Se trata, en definitiva, de aprender a disfrutar de la comida.

¿Qué beneficios tiene el slow food?

Por supuesto, el movimiento slow food no solo promueve beneficios individuales, sino también que también beneficia a la sociedad y al medio ambiente en su conjunto:

  • Promueve una dieta más equilibrada, nutritiva y saludable, que ayuda a prevenir enfermedades.
  • Ayuda a reducir el impacto ambiental asociado a la agricultura industrial, como las emisiones de gases de efecto invernadero y la degradación de los suelos.
  • Permite mantener viva la economía local y sostener a las comunidades de agricultores y artesanos.
  • Valora y favorece la conservación de la biodiversidad.
  • Educa a los consumidores sobre el origen de los alimentos, las tradiciones culinarias y la importancia de mantener prácticas alimentarias ecológicas y saludables.
  • Prioriza la calidad de los alimentos en lugar de la producción en masa, lo que redunda en productos con mejor sabor y mayor valor nutricional.
  • Fomenta una relación más cercana y consciente con lo que comemos, cómo se produce y cómo nuestras elecciones alimentarias afectan al mundo que nos rodea.
  • Ayuda a preservar las técnicas alimentarias, culturas y recetas únicas de diferentes zonas geográficas.
  • Aboga por el bienestar animal a través de métodos de cría más éticos y humanitarios.

Características de este tipo de productos

Entonces, ¿cómo es la slowly food? ¿Hay características que distinguen a los alimentos de este tipo? ¡Pues claro que sí!

Los productos de slow food se caracterizan por:

  • Su calidad excepcional en términos de sabor, textura y nutrición.
  • Su vinculación a una zona geográfica concreta. Se trata, en la mayoría de los casos, de alimentos de kilómetro 0, es decir, aquellos que se consumen en el mismo lugar en el que se producen.
  • Sus métodos de producción artesanales y ecológicos.
  • Su vinculación a la cultura y la tradición.

¿Cómo surge el slow food?

Ahora que entiendes un poco mejor el significado de slow food, quizás te estés haciendo alguna pregunta sobre su origen, ¿verdad? Pues se remonta a 1986, año en el que la apertura de un restaurante de comida rápida en plena Plaza España de Roma desencadenó toda una protesta nacional.

Carlo Petrini fue el principal fundador de este movimiento que, desde Italia, se fue expandiendo poco a poco por el mundo. Así, Slow food pasó de ser una revuelta contra la desaparición de las tradiciones alimentarias locales a un movimiento mundial que lucha por garantizar que todo el mundo tenga acceso a alimentos buenos, limpios y justos.

La diferencia entre Slow food y Fast food

Mientras el movimiento slow food promueve la idea de disfrutar la comida de manera consciente y sostenible, el fast food se caracteriza por la rapidez y la accesibilidad.

La filosofía detrás de la comida rápida es ofrecer alimentos preparados rápidamente, generalmente a través de cadenas de restaurantes de servicio rápido. Poco importan en este caso la calidad de los ingredientes, la producción local y sostenible o la preservación de las tradiciones culinarias. De hecho, todos estos puntos se sacrifican para ganar más tiempo.

Consejos para llevar una dieta de comida lenta

Adoptar una dieta de comida lenta implica disfrutar de la comida de manera consciente, apreciando su proceso de preparación. Si quieres unirte al movimiento slow food, aquí van nuestros consejos:

  • Elige ingredientes frescos y locales, como nuestro aceite de oliva virgen extra premium.
  • Cocina en casa siempre que sea posible. ¡Lo casero siempre sabe mejor!
  • Evita los alimentos procesados y opta por productos naturales.
  • Dedica tiempo a comer sin distracciones.
  • Planifica tus comidas con suficiente antelación para evitar depender de opciones rápidas y poco saludables.
  • Experimenta con recetas tradicionales.
  • Infórmate sobre la procedencia de tus alimentos.
  • Reflexiona sobre la conexión entre tu alimentación y tu bienestar. ¡Y, ante todo, disfruta del placer de comer!

Si no sabes por dónde empezar, es una idea estupenda que lo hagas probando BelOleum, el oro líquido del Bajo Aragón.

Nuestro aceite de oliva viene directo de una almazara familiar situada en la comarca del Campo de Belchite, que está en marcha desde 1879. Así que, como ves, somos un buen ejemplo de producción local y sostenible. ¿Te animas a probar nuestro producto gourmet?

Consultanos por Whatsapp